viernes, 23 de octubre de 2009




Accidente geográfico


Un accidente geográfico es una unidad geomorfológica. Los accidentes geográficos se clasifican por características tales como elevación, pendiente, orientación, estratificación, exposición de roca y tipo de suelo. Ejemplos de accidentes geográficos son los montes, acantilados, valles, etcétera. Los océanos y continentes son los accidentes de orden máximo. Los elementos de los accidentes geográficos son aquellas partes que pueden identificarse en ellos, observándose en varios de ellos. Los elementos genéricos de los accidentes geográficos son los fosos, picos, canales, crestas, pasos, estanques, llanos, etcétera, y pueden extraerse a menudo de modelos digitales de elevación usando algunas técnicas automáticas o semiautomáticas.
Los accidentes geográficos elementales (segmentos, facetas, unidades de relieve) son las divisiones homogéneas más pequeñas de la superficie terrestre, a una escala y resolución dadas. Son zonas con propiedades morfométricas relativamente homogéneas, limitados por líneas de discontinuidad. Una meseta o colina puede observarse a diversas escalas entre pocos cientos de metros hasta cientos de kilómetros. Por tanto, la distribución espacial de los accidentes geográficos es a menudo difusa y dependiente de la escala, como en el caso de los suelos y estratos geológicos.
Varios factores, desde la tectónica de placas a la erosión y la sedimentación, pueden generar y alterar accidentes geográficos. Factores biológicos también pueden influir en ellos, como es el caso de las plantas en el desarrollo de las dunas y los saladares y de los corales y algas en la formación de arrecifes.
Muchos de los términos no se aplican únicamente a características de la Tierra, pudiendo ser usados para describir características de la superficie de otros planetas y objetos parecidos en el Universo.

Tipos


Por inclinación:

Un acantilado es un accidente geográfico que consiste en una pendiente o vertical abrupta. Normalmente se alude a acantilado cuando está sobre la costa, pero también pueden ser considerados como tales los que existen en montañas, fallas y orillas de los ríos. Cuando un acantilado costero de forma tabular alcanza grandes dimensiones se le denomina farallón.
Los acantilados suelen estar compuestos por rocas resistentes a la erosión y al desgaste por la acción atmosférica, generalmente rocas sedimentarias como la limonita, arenisca, caliza, dolomita, aunque también pueden apreciarse rocas ígneas como el basalto o el granito en estas formaciones.
Un escarpe es un caso particular de acantilado, formada por el movimiento de una falla tectónica o un derrumbe. La mayoría de los acantilados acaban en forma de pendiente en su base; en áreas áridas o debajo de grandes acantilados, el talud es generalmente una acumulación de rocas desprendidas, mientras que en áreas de mayor humedad, las rocas del talud quedan cubiertas por un capa de tierra compactada por la humedad, formando un suelo.
Muchos acantilados también presentan cascadas y grutas excavadas en la base. A veces los acantilados mueren al final de una cresta, creando estructuras pétreas singulares.
Entre los acantilados costeros más altos del mundo se encuentran Thumbnail (al sur de Groenlandia, con cerca de 1500 metros sobre el mar)1 y uno situado en Kaulapapa (Hawái, con 1.010 metros).
Entre los acantilados interiores más grandes del mundo se encuentran la cara Rupal del Nanga Parbat (Pakistán, con 4600 metros sobre la base), la pared oriental de las Torres del Trango (en la cordillera del Karakorum, Pakistán, con 1.340 m de altura de pared casi vertical) y el monte Thor (Isla de Baffin, Canadá, con 1250 metros de pared vertical con zonas extraplomadas).2


Cerro o colina: es una eminencia topológica que no supera los 200 metros desde la base hasta la cima.
Los cerros pueden formarse por varios fenómenos geomorfológicos: por la surgencia de fallas geológicas; por erosión de otros accidentes geográficos mayores, tales como las mismas montañas los cerros ; por movimiento y deposición de sedimentos por un glaciar por ejemplo, morrenas y drumlins; etcétera. La forma redondeada de algunos cerros obedece a movimientos difusión del suelo y a regolitos que cubren el cerro, en un proceso denominado reptación.
Algunas regiones que pudieron haber tenido cerros no los tienen por causa de la cobertura de glaciares durante la Era de Hielo. El contraste entre las vastas llanuras del norte de Indiana y los numerosos cerros del sur del estado como resultado de esto.
Existen varias denominaciones específicas usadas para describir tipos particulares de cerros, según su apariencia y método de formación. Muchos nombres se han originado en una región geográfica para describir una forma de cerro peculiar a esa región. Otras denominaciones incluyen:
• Loma o colina – pequeño cerro con una mínima elevación
• Drumlin – cerro formado por acción glacial.
• Butte – cerro isla con costados muy escarpados y una cima muy plana, formados por acción climática.
• Tor (geología) – formación rocosa en la punta de un cerro, común en el suroeste de Inglaterra.
• Puy – cerro isla de cónico y de origen volcánico común en Francia.
• Pingo – montículo de hielo cubierto de tierra que se puede encontrar en el Ártico y en la Antártica.

Montaña (del latín montanea, de mons, montis) es una eminencia superior a 700 metros respecto a su base, es decir, una elevación natural del terreno. Las montañas se agrupan, a excepción de los volcanes, en cordilleras o sierras.
Las montañas cubren 53% de Asia, 36% de Norteamérica, 25% de Europa, 22% de Sudamérica, 17% de Australia y 3% de África. En total, un 24% de la litosfera constituye masa montañosa. Un 10% de la población mundial habita en regiones montañosas. Todos los ríos mayores del mundo nacen en áreas montañosas y más de la mitad de la humanidad depende del agua de las montañas.


Accidentes costeros y oceánicos:

Barra (relieve)
Una barra es una formación de tierra en un cuerpo de agua. Las barras tienden a ser largas y lineales y es muy usual que se desarrollen en zonas donde se deposita grava o arena en aguas poco profundas y aparecen en ríos, lagos y mares. Está compuesta básicamente de arena, pero pueden ser de otro material más grueso que es arrastrado por la corriente de agua. el tamaño del material depende de la erosión que provoca el agua con olas y corrientes, pero también depende de la disponibilidad de este. A veces la barra se forma a cientos de kilómetros a lo largo de la costa, a esto se le llama isla barrada.


Bancos de Arena e islas barradas
Estas barras ocurren alrededor de las líneas de costa de mar o lago y son características comunes de una playa. En ocasiones las olas o las corrientes barren con la costa y acaban erosionándola, las barras no se forman pero el material queda depositado en el fondos poco profundos, cuando este fenómeno ocurre cientos de veces a lo largo de un tiempo prolongado de tiempo llega a formar islas solidas y solo ocurre cuando erosiones muy intensas ocurren en la playa, en meteoros como huracanes, tsunamis, viento, etc.
Las barras como formación geológica
Se considera a las barras y bancos de arena como un proceso natural de la erosión costera, estas se desarrolla donde se encuentre una erosión muy intensa, puede ser en costas de mar abierto, bahías, puntas, rías, desembocadura de ríos, confluencia de ríos y lagos o lagunas. También se puede encontrar algo llamado Tombolo que es una barra que forma itsmos entre una isla y una roca grande, isla o costa continental. Una barra de bahía es una barra de arena que atraviesa completamente una bahía aislándola completamente del mar u océano que la alimenta, formando a su paso una laguna.

Una playa es un accidente geográfico consistente en la acumulación de sedimentos no consolidados por efecto de la dinámica local del oleaje. Estos sedimentos son normalmente arenas, si bien también hay playas de gravas y de bolos. Existen muchas clases de playas, pudiendo existir varias de ellas sobre un mismo banco de sedimentos, debido a que en unos metros el tipo de rompiente puede variar dando origen a un tipo de playa distinto.
Una playa se forma cuando el oleaje y las corrientes del mar propician la llegada de sedimento a una zona de la costa. Entonces una playa se forma bajo dos supuestos: el primero, que la forma de la costa sea tal que haya una zona donde 'entre' una determinada cantidad de sedimento y que sea estable con los diferentes estados de clima marítimo. El segundo, que exista una zona en la que si bien el sedimento se va perdiendo por algún lado, haya un aporte de sedimento por otro que lo pueda compensar. Una vez que se han depositados los sedimentos, la playa es modelada según el tipo de rompiente que la afecta.
La playa es una geoforma dinámica, está en permanente cambio, sujeta en todo momento a los ciclos de erosión-acreción relacionados con el tipo de olas, mareas y temporales le provoquen, con grandes e importantes transportes del propio sedimento que la compone.
El término "playa" también tiene una acepción a menudo empleada en los textos de Geografía y Geología para designar a los bordes fluctuantes de lagos salobres, salinos o de "salares" propiamente dichos. Es un término muy frecuente en México y el Oeste de los Estados Unidos. Estos lagos salinos o "salares" suelen presentarse en cuencas endorreicas o depresiones de escasa profundidad donde la evaporación es muy intensa, por lo que se van acumulando las sales, al precipitarse, en el fondo de las mismas. En inglés recibe el mismo nombre que en español (playa) para no confundirse con el término beach.



Una península (del latín paeninsŭla, paene insula, 'casi isla') es una extensión de tierra rodeada de mar por todas partes excepto por una zona, relativamente estrecha, llamada istmo.
Algunas de ellas son «casi islas» (en francés: «presqu'île»), atendiendo al pequeño tamaño en relación al continente al que está unida (ver imagen).

Accidentes fluviales:

Un lago es un cuerpo de agua dulce o salada, más o menos extensa, que se encuentra alejada del mar, y asociada generalmente a un origen glaciar. El aporte de agua a los lagos viene de los ríos y del afloramiento de aguas freáticas.
Los lagos de mayor tamaño se forman aprovechando depresiones creadas por fallas. Otros se forman por la obstrucción de valles debido a avalanchas en sus laderas o por la acumulación de morrenas glaciares. También se pueden formar lagos artificialmente por la construcción de una presa. El lago a mayor altura se encuentra en las faldas del volcán Nevado Ojos del Salado. Este lago se encontraría a una altura de 6.345 metros sobre el nivel del mar en la frontera de Chile y Argentina.

Pantano
.
Un pantano (también llamado ciénaga), es un manto de aguas estancadas y poco profundas, en el cual crece una vegetación acuática a veces muy densa. Son la consecuencia del avenamiento insuficiente en un terreno llano (pero que puede estar a ciertos algunas turberas). La mayoría de las veces, el pantano ocupa en un valle la parte abandonada por las aguas de un río, como antiguos meandros, lechos antes muy anchos y luego reducidos por alguna causa que haya afectado al caudal del río. En las regiones semidesérticas no es raro que el endorreísmo dé lugar a la formación de extensos pantanos cuya área esté sujeta a enormes variaciones estacionales. Los pantanos pueden ser de agua dulce o de agua salada y de marea o sin ella.
En España, también se conoce comunmente como pantanos a los embalses, aunque distan mucho de ser pantanos artificiales.

video